Capítulo XX: El descanso de los CASTS (Parte III)

Posted on agosto 1, 2010

0


Resumen del episodio anterior:

Ambos CASTs fueron tratados por el GRM. Ya no disponían de más problemas y sus vidas ya no correrían ni peligro y ni tampoco una mala visión por parte del sistema de Gurhal. Saru se fué directamente a la sucursal de los GUARDIANs en la ciudad de Holtes para registrarse. Después de hacerlo, decidió quedar con Yuzuki en un punto donde por desgracia, no tenía otra cosa que unas coordenadas dichas, lo que podría ser una prueba para él.


Capítulo XX

El descanso de los CASTs (Parte III)

Saru Kazashi ya era oficialmente un GUARDIAN. Disponía de armas propias y una licencia de nivel de recluta estaba a su servicio. Sin embargo, había prometido quedar con Yuzuki en las estimadas coordenadas que se marcó en el mapa. Como no sabía nada de aquello, no tuvo más que informarse en otros puntos para ir más seguro ya que esas coordenadas por desgracia estaban fuera de Holtes City, lo que llevaría a un punto bastante lejano.

No obstante, según los expertos en geografía esas coordenadas llevaban a un lago de Rafflon Meadow, un lugar verde, lleno de vida, aunque no era nada en comparación con Neudaiz y el gran misterio que rondaba por estas tierras.

Al pedir un vuelo estándar desde Parum, se dirigió por ahi. Esperando minutos y minutos, Saru veía desde lejos una ciudad en ruinas. No le daba mucha importancia, aunque si era un impacto grande esa aparición.

Mmmm. Rafflon Meadow. A veces pienso que esta CAST es rara, pero la pregunta de todo esto es, ¿Qué querra con todo esto? -Reflexionó mientras el vuelo tardaba en llegar a su destino, hasta que finalmente pisó tierra, tierra verde.

Pudo ver que se situaba cerca de las coordenadas. Pero todavía no veía por ningún lado a Yuzuki, que era lo que le preocupaba. Por desgracia, se encontró a un señor calvo que tenía una tienda. Miraba fijamente en el extraño CAST, hasta que Saru se dió cuenta de que alguien lo veía.

¡Ey hermano! Te ofreceré una buena oferta, ¿Quieres algo?

¡¿Hermano?! -Dijo con un temperamento fugoso al ver a ese humano que tenía a su vista. –¡¿Pero quien te crees que eres para hablarme así?! -Gritó preguntando a aquella persona que no le gustaba por su forma de hablar.

Eh, eh, tranqui. Has venido a matar monstruos. ¿No es así? -Dijo tratando de calmar el enfado de Saru.

Lo que haga aqui, no es asunto tuyo. A todo esto, ¿Quien eres para hablarme de esta manera?

Oh vaya, veo que no me conoces. Soy Bruce Boyde. Estoy aquí para ofrecer apoyo a los GUARDIANs. Ya sabes, por una cuota. -Dijo con un tono divertido.

Lo siento mucho, pero aquí no he venido a comprar nada señor Boyde.

Pero si aquí ofrezco lo mejor en armas y objetos, colega.

¡No me pongas a prueba mi paciencia, por favor!

Vamos hermano, yo solo iba a …

¡He dicho que no! ¡Y se acabó! Y ahora … ¡LARGATE DE MI VISTA! -Gritó a los cuatro vientos hacia Bruce, que lo despreciaba totalmente a pesar de que Saru fuera un simple recluta.

Oh, por favor. No he visto gente tan estúpida en todos este tiempo. ¡Ni siquiera aquellos agentes del Endrum se comportaban de esa manera! -Gritó una vez más al entorno en el que estaba, observando como se produjo hasta un eco con el ambiente que había.

Todo era tranquilo, y nada era peligroso en ese instante. Podía sentir algo. Hasta tuvo un recuerdo en estas tierras de Sukumi, sin saber que era. Saru sabía que todo eso provenía de la mente de la que le introdujo el profesor Kazashi. No sabía que él era Sukumi, y todavía era de alguien con dudas, un mar de dudas que no se acabaría en un instante. De este recuerdo, el CAST tocó algo de hierba arrodillándose al ver la tierra. Cerraba temporalmente los ojos y podía sentir momentos de paz en su mente. Pero cuando estaba a punto de ver a alguien, escuchó una voz familiar, cosa que lo interrumpía y la imagen que veía desde lejos, no le sonaba en principio.

¡Eh Saru! -Dijo ella saludando alegremente.

¿Eh?-Dijo al ver que esa persona no se trataba de Bruce, sino de la CAST a la que estaba buscando. Se acercó con seguridad a ella, mirando sus ojos blancos, un dato que le gustaba a él. –Oh vaya, eres tú. Al fin tu y yo estamos reunidos como tu lo deseastes.

Pero la CAST no dijo palabra. Miraba de forma constante a Saru, y se le acercó más, a un punto en el que no le molestaba a Saru. Aunque se daba por hecho de que ella se comportaba de forma extraña para los ojos del caótico CAST, él no dijo nada. Miraba y miraba, y aunque le parecía a su amiga más rara aún, miraba sus ojos, tratando de comprender.

¡Sabia que lo conseguirías! ¡Ya me informaron de que eres un GUARDIAN! -Abrazó fuertemente a él. Aunque a Saru le molestaba que fuera de alguien, el abarazo de Yuzuki activó otro recuerdo más de su misteriosa mente. Un recuerdo que le hacía estar en el GUARDIANs Colony. Un recuerdo que tenía que ver con la misma emoción que Yuzuki daba a él. A pesar de todo esto, escuchó unas palabras importantes de aquella época.

(Mujer desconocida: Recuerda siempre esto. Debes de saber amar, y ser amado al mismo tiempo. -Desde entonces, la mujer abrazaba en la cual, hacía casi lo mismo. Pero como era pequeño, todo su cuerpo se pegó en el vientre, que era donde ella hizo aquel abrazo).

Sabía que Yuzuki no hizo nada malo. Debido a eso, Saru trató de hacer lo mismo, pero con miedo. Miedo a amar, porque eso lo implantó en él el profesor Kazashi. Era todo un arma, pero con ella a su lado, comprendía perfectamente los significados de la vida. Finalmente, se veían a dos CASTs pegados el uno al otro. Claro que con el afecto de Saru a ella, se podía notar a la CAST una cara sonrojada.

Me traes recuerdos de alguien que está en mi mente. Pero esa mujer que ví, no se quien era.

(Oh vaya. Entonces, si es la primera vez que siente esto, ¿Podría hacerle recordar la vida de Yuzuki? Es interesante, si.) -Pensó mientras no veía otra cosa que la figura de quien lo abrazaba. -¿Y sabes como era esa mujer?

Era una humana alta, muy alta. No parecía que aquella persona a la que me puse en su lugar fuera muy alta. Pero desde luego, lo que me dijo, era como consejo. -Susurraba a ella mirando como los ojos de Yuzuki se derretían como el chocolate expuesto al sol, sintiendo gran afecto hacia él. –Me dijo, que era importante amar, y ser amado.

Y eso es cierto. Totalmente cierto. -Hablaba notando el tono cariñoso que tenía ella. –Saru. ¿Puedo estár así un rato contigo? -Dijo cariñosamente.

Pero Saru asintió, sin decir ni una palabra, dejando que Yuzuki hiciera lo que ella deseara. Y si la dejó, era porque ella le dió algo que no se ofrece todos los días, la libertad. La corriente de viento en Rafflon Meadow era fría, pero a la vez acogedora, pudiendo ver el movimiento de la hierba. El CAST miraba con detenimiento bajo unos segundos la baja corriente de viento. Aunque era invisible, para él era algo que no era comprensible, a pesar de que podía ver a las bandadas de pájaros volando formando una V irregular y los árboles se le caían algunas hojas.

Saru, ¿porqué miras a otro lado?

Nunca había visto eso. Todo lo que veía anteriormente, no eran más que ilusiones de mi mente. Ilusiones de un mundo ideal que deseaba, mi corrupto y maléfico padre.

Entiendo. -Contestó pegando su cabeza al cuerpo de él una vez más.

La noche llegó de las horas que pasaron, y tan sólo quedaron ellos. Como eran CASTs, no tenían de que preocuparse por alimentarse, aunque si que es cierto que ellos pueden tomar sustancias si lo ven necesario.

Creo que a pesar de ser amigos, y de todo lo que nos ocurra, en el fondo nos llevamos muy bien. -Dijo animado en aquella reunión.

Si. Y además, este abrazo no se debe a una cosa, de lo orgullosa que estoy contigo de haberte unido a los GUARDIANs recordando mi nombre en el sucursal. Cuando te registrastes, y presentastes lo que te dí en su momento, me llamaron. Y de forma alegre y cariñosa, afirmé mi entrega a tí, porque para mí, eres lo más importante que hay en mí.

Entonces, me has dado un motivo más, para luchar como GUARDIAN.

¿Eh? -Preguntó sin comprender

Si. Veo dos cosas importantes. La primera de todas, es enfrentarme a grupos terroristas. Grupos que no hacen otra cosa que el mal. El profesor Kazashi me quería invitar a esos grupos, tratando de engañarme. Por lo tanto, si veo que alguien se pone en serio ante esa situación, me entregaré a ellos, para que también pueda cumplir mi deseo de acabar con esa pesadilla. Pero de esas dos, hay una más importante que eso. Y es que … tu … aunque sinceramente te veo rara, eres muy importante. Desde que me distes la libertad, he visto que tus intenciones no son malas, pero me cuesta comprenderte. Aun así, haré lo que sea por deberte ese favor.

Yuzuki se mostraba alegre. Tan alegre que tiró al suelo aprovechando más aún el estado de la relación que llevaban ambos.

Saru, ¡Muchísimas gracias por esas palabras! ¡Solo quería añadir que no me debes nada! ¡Pero aun así, así es como agradezco a los demás, dando amor, mucho amor!

Ya te veo ya. -Sonrió al ver el empuje por la reacción. –Oye Yuzuki, debería de ir al GUARDIANs Colony. Tengo que informarme en el cuartel general de mi misión.

Oh, lo siento Saru. -Dijo deprimida dejando de abrazar a él. –Creí que no tendrías nada que hacer. Pero si es así, ¿porqué no me avisastes?

Me dijistes que fuera aquí nada más al registrarme. Asi que por eso, fuí antes a verte que a mi derecho.

En todo caso, puedo encargarme personalmente de tu retraso aunque me gustaría que hicieras una cosa más por mí.

Dime, ¿Qué necesitas?

Cuando llegues de hacer tu misión, ¿podría quedar contigo en la segunda planta de la ciudad de Clyez?

¿Otra cita?

Así es, Saru Kazashi. Quiero conocerte más, y creo que es un buen momento de resumir todo lo que hemos hecho. Además, cuando hayas hecho, te contaré cosas como GUARDIAN, como amiga y … sobretodo … -Empezó a hablar normal, hasta haber llegado a un punto en el que estaba nerviosa.

¿Sobretodo que?

Nada, olvidalo. No es importante. -Sonrió con un poco de vergüenza

Entonces, ¿Te vienes conmigo? ¿O te quedas por aquí?

Me gustaría quedarme aquí. Tu tienes un labor que hacer Saru. Es más importante que trates de continuar lo que tenía planeado. Pero no me importa. No me importa en absoluto. Aun así, debes de saber decidir bien tus objetivos.

Lo que pasa es que no tenía forma de comunicarme contigo, por lo que me gustaría poder avisarte a tiempo, si es que me fuera posible.

Saru, al registrarte como GUARDIAN, y al haber entregado eso que te pasé hace unas horas, ahora puedes contactar conmigo, si lo necesitas realmente. Pero no creo que te lo dijera la recepcionista. Es algo que aprenderás en tu entrenamiento en Clyez.

Entiendo. Y ahora, si me disculpas a todo esto, me voy. -Dijo menguando su imagen para Yuzuki, que se marchaba a su destino.

Oh, buena suerte Saru. Y recuerda, que siempre estaré a tu lado, siempre que lo necesites. -Dijo despidiendo con la mano. Al ver que ya no estaba él, dijo así misma. –Saru, Sukumi, ahora que sois la misma persona, os quiero a ambos. Y así hasta que no me quede un aliento de vida en este mundo.

Y así, la reunión había acabado en un final que para la suerte de Yuzuki, había derretido parcialmente el corazón de piedra de Saru. En su presencia, ya no era aquel colérico que le molestaba aquel. Ahora parecía más noble y sobretodo, parte de la bondad de ella, era transmitida a Saru. Yuzuki miraba el reflejo del agua, imaginándose al héroe que tenía anteriormente a su lado como alguien altamente desarrollado. Había conseguido que alguien la apoyara, y eso para la CAST, era muy importante.

Y con eso, un nuevo héroe saldría a la luz. Pero nadie sabría que Saru no era otra persona que aquel humano anteriormente llamado como Sukumi Kun, reencarnado como un CAST por parte de Yuzuki y con la colaboración del demente profesor Kazashi, y modificado por la GRM, para que el nombre de Saru Kazashi estuviera mejor en su mente.

NOTA: Existe un episodio más, que es la cita metálica, lo que sería después de que Saru Kazashi hiciera su primera misión de entrenamiento. En cuanto disponga de tiempo, cuelgo el episodio extra, lo que ya sería el episodio final del origen de Saru Kazashi. Muchas gracias por haberte leido los veinte capítulos y también, voy a dar gracias a un jugador de Nyu Universe llamado BCRS, quien me recomendó la idea de hacer un CAST con mente y sangre humana (cosa que mi idea era hacer algo como lo de Taumaru, CAST-Humano).

Anuncios