Capítulo XIX: El descanso de los CASTs (Parte II)

Posted on agosto 1, 2010

0


Resumen del episodio anterior:

Ambos CASTs fueron tratados por el GRM. Ya no disponían de más problemas y sus vidas ya no correrían ni peligro y ni tampoco una mala visión por parte del sistema de Gurhal. Saru se fué directamente a la sucursal de los GUARDIANs en la ciudad de Holtes para registrarse. Después de hacerlo, decidió quedar con Yuzuki en un punto donde por desgracia, no tenía otra cosa que unas coordenadas dichas, lo que podría ser una prueba para él.


Capítulo XIX

El descanso de los CASTs (Parte II)

Saru se fué por sí solo al distrito Este, que era donde se encontraba su destino. De ahi, miró dos estructuras que llevaban el símbolo de los GUARDIANs. En primer lugar, se trataba de la base aérea, una base donde se podía ver a grupos de GUARDIANs transportados por naves parecidas a las de los aliados de la AMF. En segundo lugar, y el que le era importante por ahora, el sucursal, que se trataba del cuartel general de Holtes, donde se llevaban a cabo los reclutamientos desde aquel punto.

Al entrar, podía ver un total silencio. No había nadie en ese momento. Nadie salvo una recepcionista y un bestia alto y muy jóven que parecía estar escuchando música con sus auriculares. Saru se acercó al mostrador sin molestar a nadie, y contactó con aquella recepcionista que pareció estar firme debido a que era una CAST, como Yuzuki. Solo que a diferencia de ella, era más humana por el aspecto que mostraba.

Saludos.

Bienvenido a los GUARDIANs, haciendo futuros para Gurhal. ¿En qué poder ayudarle?

Ehhh. -Dijo extrañado al oir a aquella empleada que tenía delante suya. –Vine a unirme a los GUARDIANs. ¿Qué debo de hacer?

Bien. En ese caso deberá de rellenar esta solicitud.

Y así, durante unos diez minutos, rellenó todo lo que pudo. Aunque no sabía un dato, el GRM hizo cambiar parcialmente la mente de Saru Kazashi. Ya no sólo sabía cosas que él no las tenía memorizadas anteriormente sino que sin creerselo, pudo rellenar toda la ficha sin dejar nada en blanco.

Aquí lo tiene.

Espera un momento, por favor.

La recepcionista cogió el informe, y lo introdujo en un ordenador. Tardaba media hora en hacerse. Pero al no haber una cola inmensa, el CAST no tenía de que preocuparse, aunque el bestia miraba con atención la escena sin decir ninguna palabra. Mientras Saru esperaba la operación, aquella persona se le acercó, de forma amistosa.

Vaya, hola colega.

Ehh, hola. -Dijo un poco incómodo.

Eres nuevo por los GUARDIANs. ¿No es así?

Así es. Pero, ¿Quien eres? ¿Y que haces por aquí?

Yo soy otro nuevo como tú. Mi nombre es Kul Vados, un GUARDIAN de Moatoob.

Y yo soy Saru, Saru Kazashi.

Mis amigos me llaman Kulva, aunque prefiero que me digan Kul.

Yo prefiero que sólo me digan Saru. Nada de Saru Kazashi a pesar de la formalidad que debo de mostrar.

Ajajaja, dimelo a mí. Tengo que aguantar que me digan el lote entero, pero es lo que hay, si quieres ser respetado en esta sociedad.

¿Y cuanto tiempo llevas en esto?

¿Yo? Al menos una semana. Pero no es mucha diferencia. Apenas se luchar con armas de una mano y he aprendido a usar nuevas armas.

Entiendo.

¿Y que es de tí? No he conocido a alguien con ese nombre.

Mmmmm. -Se quedó quieto pensando que respuesta indicarle. –No me gusta hablar de esto en público. Más que nada porque no es un tema que me corresponda decirlo aunque, puedo decirte que soy de un temperamento bastante fogoso.

Ohh, vaya, vaya. Lo siento mucho. -Dijo fingiendo respeto aunque más que nada tenía miedo. Pero mirando el reloj del sucursal, se sorprendió por el horario que marcaba. –¡OH NO! ¡Voy a llegar tarde! Oye Saru lo siento mucho, pero me tengo que irme. Mi hermana me llama siempre a estas horas, y si no llego a tiempo me matará.

Tu no eres el único con ese problema, las chicas.

¿Qué quieres decir? -Preguntó sin comprender a Saru.

Nada más al completar este registro, tengo que buscar a una amiga. Y la que tengo … bueno, en cuanto nos conozcamos, te diré más o menos de quien hablo. ¿Vale?

Vale no pasa nada. Me voy, ¡adios! -Se despidió corriendo a mucha velocidad. Se notaba que era muy ágil aquel bestia que había conocido.

Sr Kazashi, tenga su licencia. -Dijo la recepcionista ofreciendo su licencia.

Oh, gracias. -Reacción cogiendolo alegremente.

Bienvenido a los GUARDIANs Sr.Kazashi. Yo soy Sheena, la recepcionista del sucursal de GUARDIANs de Parum. Yo me encargo de ayudar a los GUARDIAN con sus derechos, al igual que las otras recepcionistas de las sucursales repartidas por todo el sistema. Espero con mucho interés trabajar con usted.

Igualmente. -Asintió con su cabeza. –Oye, tengo una duda a todo esto.

¿Si?

Una amiga mia que es GUARDIANs, me pasó esto. -Enseñó la ficha que ofreció Yuzuki al CAST. –¿Puede decirme para qué sirve?

Eso es una tarjeta, una copia de su licencia. ¿Esa amiga tuya te lo dió?

Efectivamente.

Dejame comprobar, por favor. -Cogió la tarjeta, y la chequeó en su ordenador, obteniendo datos de su amiga. -Esta tarjeta es cierta. ¿La sra.Yuzuki le recomendó a usted? –Preguntó con una respuesta rápida de Saru. -Vaya, ser muy afortunado. ¿Puede pasarme una vez más la licencia por favor? -Preguntó otra vez, recogiendo la licencia de Saru y añadiendole nueva información sin que el CAST se diera cuenta de ello. –Bien, aquí lo tiene actualizado.

¿Y ahora que debo de hacer?

Deber de ir al cuartel general del GUARDIANs Colony. Las armas y tu equipo están suministradas en su habitación, que se encuentra en el propio GUARDIANs Colony, en la primera planta. Te espera un intenso entrenamiento.

Entendido. Gracias por todo.

Marchandose del sucursal, miró el cielo una vez, al igual que Yuzuki, contemplando la belleza de la misma manera que ella. Aunque Saru Kazashi ni sabía lo que significaba, desde luego trataba de comprender a ella. La veía rara, pero a su vez, estaba interesado en conocerla. Muy interesado en conocer a aquella CAST que ofreció la libertad. Al igual que todo esto, ¿Qué será de esas coordenadas mencionadas por Yuzuki? ¿Donde debería de ir para no fallar en el intento?

Continuará…

Anuncios