Capítulo XVI: La lucha de la verdad (Parte I)

Posted on julio 28, 2010

2


Resumen del episodio anterior:

Finalmente Yuzuki descubrió todo sobre la verdad de su mejor amigo, su único plan restante era rescatarlo. Sin embargo, de la conversación que mantuvo, el profesor Kazashi descubrió el sabotaje de las puertas, así como la imposibilidad de entrar. ¿Qué pasara en este hecho? ¿Como reaccionarían ambos ante este encuentro?


Capítulo XVI

La lucha de la verdad (Parte I)

La sala de fraguas todavía seguía con un calor que ningún CAST lo podía sentir, aunque más bien, lo aguantaban perfectamente. Sin embargo, a Yuzuki se la pilló desprevenida cuando de repente, pudo escuchar una voz familiar al dar portazos fuertemente. Saru miraba en dirección a donde ella dirigía su mirada. Aunque no podía oir los golpes, sí pudo reconocer la voz del profesor.

Yuzuki, esa voz que oigo es mi padre. Debes de esconderte.

Saru, no puedo dejarte sólo. Debo de liberarte de esa cápsula.

¿Liberarme? ¿Y como puedes hacerlo?

Se mucho de tecnología Saru. Siento mucho que te trataran como arma, por eso debes de … ¿eh? -Pero al acercarse a Saru para tratar de sacarlo de la cápsula, empezaron a oir explosiones de un lanzagranadas en una de las dos puertas que había. –¿Que? ¿Quien esta disparando? -Dijo sobresaltada.

Vamos a ver si puedo cargarme a quien esté delante. -Habló el profesor desde el otro lado de la puerta, tratando de reventar la puerta.

Tsk … estamos en problemas.

¿Que ocurre?

Mi padre tiene un lanzagranadas en este momento. Esas explosiones las había oido cuando me pusieron a prueba en las horribles misiones del Endrum.

¡¿Un lanzagranadas en campo cerrado?! ¡¿Pero está loco?!

Pero la puerta se deformaba, hasta finalmente fué llevada a la explosión, impactando a la cápsula con sólo unas grietas que no lograron romper por suerte. La puerta destrozada cayó al suelo, con la CAST armada con sus dagas observando al profesor de otra manera. Ahora no era como lo vió hace años. Su aspecto era algo más metálico y su cabeza tenía protectores metálicos.

Vaya, vaya. Yuzuki y mi hijo. ¿Qué os trae por aquí unidos?

L … ¡largo! Él se ira conmigo a un mundo mejor y no con un perverso como tú.

Ajajajaja, lo siento mucho, pero tengo órdenes de destruir este laboratorio. Eso incluye todo lo que hay por aquí. Me habeís descubierto, y no me pillareís.

¡Pero padre! ¡¿Estás loco?! ¡Nos matarás a todos!

Yo no moriré, eso desde luego. -Dijo con mucho orgullo empleando una risa malvada. -Y ahora. -Apuntó su lanzagranadas a la CAST. –¡A ver si puedes esquivar esto Yuzuki! ¡Ahahahahaha!

El disparo no dió a su objetivo, sino a la cápsula, que era donde el profesor deseaba, cargarse a su propia creación. Destrozó con el megaimpacto las grietas que había, haciendo que Saru se derribara por el efecto de la explosión gritando de dolor.

¡SARU! -Exclamó al ser víctima de una finta, viendo a él aturdido por el disparo. –¡Por favor para!

No me preocupaís nada en absoluto. Ni vosotros ni el universo entero. Puedo malgastar tanta munición, matar a tantas personas no humanas, y reirme en sus caras siempre que lo desee. Todo eso, por el Illuminus, la grandiosa organización que cambiará todo el sistema Gurhal, para siempre.

¡¿El Illuminus?! ¡¿Pero hasta que punto ha llegado tu locura?! ¡¿No respetabas todo lo que había?!

¡Ja! Veo que no sabes nada, pero mira que bien. -Miraba con desprecio total a Yuzuki, hasta un punto en que apuntaba al techo con su lanzagranadas. –Veo que estaís inquietos, pero aquí será vuestra tumba. Y me da igual que todos vuestros amigos lloren, porque me reiré de los que lloran a los que no son humanos.

A pesar de que Saru estaba totalmente aturdido por el derribo, Yuzuki no aguantaba más esas palabras. Tal era el insulto a las otras razas que no dudó en lanzar una daga a él sin previo aviso. Pero por desgracia, un tiro desvió la daga, mostrando una imagen de un CAST con cuerpo humano unido en uno solo.

-Tsk, el que faltaba por ver. -Susurró a sí misma mirando con total desprecio a Taumaru.

Vaya profesor, ¿Y esa zorra que no dice nada?

Es de la que te hablé el otro día. ¿Te acuerdas de quien me refiero?

Ahh, si, si. Ya lo pillo. Vaya panda de idiotas tienes. ¿Porqué no acabas con ellos en … ? -Desafortunadamente oyeron disparos que eran los soldados de la AMF tomando posiciones. –Mierda, intrusos. ¿Puedo confiar en que vea a estos dos en la tumba?

Ehh puedes dejarmelo a mis manos Taumaru. Esos dos no serán problema para un profesor como yo.

Aquel CAST se esfumó para enfrentarse al enemigo con ira y furia, pudiendo oir los gritos que hacía sin parar.

Y en respecto a tí, y a mi hijo, creo que morirás de igual forma Yuzuki. Un placer haberte conocido, como una de mis favoritas marionetas.

Yuzuki no contestó a él. Tal era la ira que tenía que se ponía delante del profesor, poniendo en su propia trayectoria. Sin embargo el profesor no se mostraba sorprendido. Más bien era alegría, alegría de acabar con ella.

-Vaya, así que la zorra se me pega.

No permitiré que hagas más daño al sistema Gurhal. Soy una GUARDIAN y tengo órden de detenerte.

¿Detenerme? ¿Una GUARDIAN? Vamos por favor, a mi nadie me ha podido detenerme. -Dijo empujando fuertemente a la CAST, que por desgracia el profesor tenía mucha más fuerza que ella. Acto seguido, cambió de arma, llevando ahora una escopeta. –Soy más fuerte que tu. ¿Acaso ya no te acuerdas de lo débil que eres físicamente?

Saru recuperó la conciencia, viendo que ella estaba tumbada. Era libre, y los cables que le mantenían en suspenso, ya no le ataban. Ahora podía mover, girar, andar, pero sobretodo, la libertad para él estaba asegurada.

No pienso permitir más destrucción. Hagas lo que hagas, siempre habrá alguien por encima tuya.

¿Por encima del Illuminus? Me temo que no. Somos los señores del universo. Somos los reclamados dioses, de TODO este maldito universo infestado de tantas creaciones humanas. -Dijo maliciosamente, acercando al cuerpo tumbado de Yuzuki, apuntando su escopeta a su objetivo. -Estás acabada. Tu y mi hijo no sois más que basura virtual

¿Basura virtual? -Dijo enarcando sus ojos. -Aquí la única basura eres tú.

-Mmmm. No me dejas otra opción. -Recargó su arma para dar un

¡Yuzuki! ¡NO!

Un CAST con sentimientos humanos. Olvidé que te creé con muchas emociones. Pero en fín, También debo de decirte una cosa más. Si tanto quieres ir a por tu amiga, ve a por ella. Eres débil, y tus oportunidades en este mundo son mínimas. -Dijo con tono provocativo.

¿Debil? -Agarró su puño dejandose llevar por la furia. –¡AQUI NADIE ME LLAMA DEBIL! ¡Y NO VOY A CONSENTIR QUE UNA ESTÚPIDA MASA DE CARNE ME INSULTE! -Levantandose, corrió rápidamente hacia el profesor, tratando de cargar.

¡Saru, NO! -Dijo mirando a su amigo, pero era tarde. Fué disparado violentamente con la escopeta mostrando en su cara una cara de desprecio total hacia él. Tambien observaba como fué derribado con fuerza hacia la pared debido a la potencia de la escopeta que disponía. –¡Saru! ¡SARU! -Miró con decepción la caida de su amigo. Como consecuencia de esa terrible visión, dió una patada en los entrebajos del profesor, pudiendo así desarmar la escopeta que tenia, llegando a romperse debido al impacto que recibió en uno de los generadores de Photon explosionando en un pequeño impacto que llevó a ambos desplomarse un poco.

Yuzuki estaba con energías, pero el profesor era quien se chocaba. Ella se acercaba a Saru al aprovechar de que el profesor no podría atentar a ninguno d elos dos con un arma. Ambos heridos, pero el que mostraba algo sorprendente, era Saru Kazashi, que tenía escape de aceites y encima, para colmo, sangraba debido a la estructura de la que disponía.

¡Saru! ¡¿Estás bien?!

El CAST miraba sin problemas, pudiendo asistir con la cabeza. Como resultado, ella abrazó a él fuertemente. No comprendía nada a que se debía esos ataques de amor hacia él. Pero desde luego sí comprendía el aprecio que recibía, un aprecio que no lo consiguió nunca en las misiones en las que estuvo.

Me alegra que sigas vivo Saru. Estoy muy contenta.

¿Qué pasará con ambos CASTs? ¿Que será del profesor en aquel momento? ¿Qué será de esta lucha en un intenso calor y al lado de peligrosos productos de fragua? ¿Que pasará en aquel momento en el laboratorio, siendo asediado por la AMF?

Continuará…

Anuncios