Capítulo XI: La heroina de un héroe (Parte II)

Posted on julio 5, 2010

0


Resumen del episodio anterior:

Mientras el profesor Kazashi estaba con su experimento, Yuzuki se pasó mucho tiempo en la casa de aquella extraña. Pero desde aquel momento, le cambió mucho. Un pasado torturado y olvidadizo, ¿Qué se esconde en la vida de Yuzuki? ¿Qué será del destino de ella y de su fallecido amigo Sukumi? Aun quedaban muchas preguntas por resolverse, pero el tiempo se encargaría de decir la verdad a todo esto.


Capítulo XI

La heroína de un héroe (Parte II)

La CAST pareció estar muy tranquila. Aunque la numana podía notar aquella preocupación por aquel humano, seguía su camino. Al parecer, estando cerca del puerto estelar de Neudaiz, se paraba. Se paraba mirando siempre a la dirección del laboratorio del profesor Kazashi. Ya no empezaba a perder confianza sólamente. Sin atreverse a llamar, y encima sin una notificación del profesor, no pensaba en que él se preocupara.

Pero lo que es peor, es que la deprimida no era nada consciente de la corrupción que tenía el profesor por delante. En ese momento se encontraba haciendo cola, volviendo al GUARDIANs Colony con el siguiente jet que le esperaba. Aun así, estaba paralizada y el que empezaba a hartarse de la CAST, no era otro que el que organizaba los viajes.

Señorita, ¡vamos! ¡No puedes hacer esperar a más pasajeros! -Dijo un empleado tratando de mantener órden.

Se introdujo en la jet que la esperaba, y partió al GUARDIANs Colony. Ella se encontraba mirando el planeta Neudaiz, como menguaba lentamente. Pero aun así, sus manos estaban en el cristal mirando siempre con tristeza a aquel planeta donde nacería un ser que nadie sabe de sus orígenes. Nadie salvo ella misma.

¡Sukumi! ¡SUKUMI! -Gritó desesperadamente.

Nada era posible para ella. Pero el deber la llamaba. Y así, volvió a casa, o lo que sería su habitación pequeña situada en aquella base flotante.

Desde que pasaron prácticamente cuatro años, uno antes del atentado de los SEED, su vida se volvía cada vez más normal al de una ciudadana, aunque evidentemente, dos años antes del suceso, fué arrestada por el AMF por disponer de equipo tan peligroso, que supieron todo lo que hizo para liberar a Sukumi de aquella dura realidad. A cambio de haber perdido aquella tecnología incrustada por el profesor Kazashi, Yuzuki era ya una CAST normal. Ya no era ninguna muñeca rara en la sociedad, y ni mucho menos, era una mosca maldita para aquellos jefes que tenía desde aquel entonces.

Su vida era ya bastante agradable, y eso se notaba con su actitud. Al fin ya podía disfrutar de la tranquilidad.

Aun así, había algo que le quedaba para ella. Y ese algo, era ver a toda costa a Sukumi, aunque su vida ya no fuera la misma que era antes. Por eso, 6 meses antes del atentado SEED, se unió a los GUARDIANs, tratando de buscar las disculpas a Clyez City, y prácticamente hasta de la propia AMF. Sabía perfectamente que ese camino no le era fácil. Nada fácil cuando tenía en su corazón un juramento que lo tenía como un post-it de una mesa de oficina.

Alzando el puño agarrado, gritó desde su propia habitación, con la seguridad de que nadie la escucharía.

¡Sukumi! ¡Seas quien seas a partir de ahora, te rescataré! ¡No importa como! ¡Pero quiero que vuelvas a la vida!

Y así, un nuevo camino para la ex-manipuladora de sistemas, había comenzado.

Mientras tanto, el profesor Kazashi había conseguido finalmente lo que esperaba. Seis meses pasados después, los SEED se mostraron por primera vez, interrumpiendo la ceremonia del primer centenar de la alianza de Gurhal. Pero por suerte y/o por desgracia, el profesor tenía en su poder un arma poderosa.

Hijo mío. A partir de ahora, serás reconocido indiscutiblemente, como Saru Kazashi. -Dijo sonriendo al ver su obra. –A partir de ahora, eres mi leal guardián. Nadie y nada, puede detener tus despiadados pensamientos. ¡Muajajajaja!

Desde aquel momento, ¿Qué le pasaría a Sukumi, que ahora es conocido como Saru Kazashi? ¿Acaso Yuzuki tendría que matarlo para que descansara en paz?

Continuará …

Anuncios